Respiración y actividades diarias

david mao m0l5J8Lqnzo unsplash scaled - Respiración y actividades diarias
La respiración y las actividades diarias. 

Sabemos que la forma en que nos sentimos afecta la forma en que respiramos. Pero también funciona al revés: cambiando la forma en que respiramos, podemos cambiar nuestra forma de sentirnos. Profundizar la respiración en general es el primer paso. A medida que tomamos más conciencia de nuestra respiración, podemos trabajar alargar la inhalación o la exhalación, dependiendo de la situación.

¿Cómo lo podemos conseguir?

Antes de pasar a la parte práctica, debes saber que cada vez que tomamos o soltamos aire es nuestro sistema nervioso el que regula la función respiratoria. El sistema nervioso se divide en el sistema simpático y el parasimpático: cada uno con una función concreta y prácticamente opuesta. Por un lado el sistema simpático aumenta el ritmo cardiaco, el tono muscular, la presión sanguínea… Por otro, el parasimpático reduce el ritmo cardiaco, la presión sanguínea, o el tono muscular etc. Se ocupa principalmente de la relajación.

En cada ciclo de respiración (inhalación-exhalación) estimulamos cada sistema. La inhalación enfatiza la actividad simpática (la rama del estrés/ejercicio) y la exhalación estimula la actividad parasimpática. Cada vez que inhalas, estimulas el SNS, acelerando ligeramente el latido del corazón; cuando exhalas, el SNP se enciende, activando el nervio vago para disminuir la frecuencia cardíaca. Alargar la inhalación tendrá un efecto energizante más pronunciado, mientras que alargar la exhalación tendrá un efecto sedante más pronunciado.

Además en la práctica del pranayama (respiración) trabajamos la retención o suspensión del aire en los pulmones. La tradición del yoga también habla de kumbhaka, como las pausas que ejercemos entre cada inhalación y exhalación. Energéticamente hablando, la retención con pulmones llenos (mantener la respiración) enfatizará las cualidades energizantes de la inhalación, y la retención a pulmón vacío (mantener la respiración) mejorará las cualidades calmantes de la exhalación.

La respiración en tu día a día

A lo largo del día, nuestra energía y estado anímico varía. Ciertas condiciones de nuestra vida diaria o de nuestro estado de salud, están asociadas o con demasiada estimulación (como ansiedad o insomnio), o ciertas con estimulación no suficiente. El uso de la respiración puede ser un recurso de gran ayuda si sabemos en qué momento enfatizar la inhalación con una retención a pulmón lleno o la exhalación con la retención a pulmón vacío.

Las mañanas es un momento excelente para practicar una respiración que nos revitalice por lo que puedes enfatizar la inhalación y la retención a pulmón lleno. En otras situaciones necesitaremos sedar un poco el sistema nervioso como por ejemplo antes de acostarnos o ante una situación que pueda estresarte. En este caso, enfatizaremos la exhalación y la retención con pulmones vacíos. Cuando conozcas y tomes consciencia de tus estados enegérticos y emocionales, puedes hacer uso de alguna técnica de respiración en tu día a día.

 

A modo de ejemplo podemos practicar:
  • Al levantarte por la mañana: toma aire durante 4 segundos, 4 segundos con pulmón lleno y exhala durante 8 segundos
  • Antes de acostarte: toma aire durante 4 segundos, exhala durante 8, 4 segundos con pulmón vacío.

Es MUY IMPORTANTE que nunca fuerces la respiración. La práctica de pranayama debe ser de manera progresiva y cómoda. De igual manera, la exhalación SIEMPRE debe ser más prolongada que la inhalación. Por último si tienes alguna patología respiratoria o de algún otro tipo, consulta antes con tu médico antes de poner cualquier técnica respiratoria en práctica.

La respiración y las actividades diarias

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



¿Quieres saber más?

Si estás interesado en prácticar yoga yo puedo ayudarte